Maquiavelo de andar por casa

Los que me conocen en persona suelen definirme como una persona afable y de trato agradable, abierto y sincero de palabra, cariñoso y comprometido de gestos. Buena gente, en definitiva.

Se equivocan.

Es todo fachada.

Soy un persona ruin y malévola.

Sólo una mente maquiavélica como la mía hubiera perpetrado un plan tan perverso: dedicar un artículo a los amigos de tu padre sabiendo que su sensiblería sesentona sólo podrá traerte beneficios.

Ya llegó el primero: soy el invitado de honor del próximo almuerzo de “caminants”.

Toma ya. Y sin levantarme de la silla.

Anuncios

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s