Diario de una casualidad

cyb2tpdxuaajcco

Me gustan las casualidades, aunque no las llame así. Están ahí, rodeándote, jugando contigo, dándote pistas, emitiendo señales. Hasta que se dignan a aparecer. Y lo unen todo. Y dejas de creer en ellas. Porque todo parece cualquier cosa menos casualidad.

 

20/10/16

Existe una programación preparada para las tutorías. Es muy buena, pero, normalmente, toco una interpretación libre. Aprovechando que hemos de hablar sobre la imagen personal, he proyectado una pequeña trilogía espaciada en el tiempo: cómo me veo a mi mismo, cómo me muestro ante los demás y cómo me importa lo que piensen los demás de mi.

Sólo tengo clara la primera sesión. A partir de ahí, espero que mi instinto no me falle. Una me debe dar paso a la siguiente.

03/11/16

Igual que la primera, la segunda ha salido moderadamente bien (concluyendo con este cortometraje). Pero no estoy del todo contento. Algo falla en las conexiones. Y quiero cuadrar bien el círculo.

23/11/16

Quedan doce horas y sigo dándole vueltas a la tercera sesión. Pero no acabo de encontrar el macguffin. Un artículo sobre las sobreactuaciones ante la repentina muerte de Rita Barberá me ha mandado una señal. No sé por qué, pero he recordado haber leído en alguna parte que uno de los nuevos capítulos de Black Mirror se centra en una sociedad donde la base es una red social con la que los seres humanos se puntuan entre ellos. Lo acabo de ver y me gusta, cuadra, pero necesita de un golpe de efecto antes. No sé aun cual.

24/11/16

Qué musas, ya me han visitado las casualidades. Me he levantado con una conversación en Twitter entre un amigo y Eugeni Alemany sobre ese mismo capítulo. Les he hecho mi aportación y me han descubierto que existe la ficticia aplicación como parte de la promoción. Me han sugerido usarla para iniciar la última sesión. He hecho a mis alumnos puntuarse entre ellos y, luego, hemos visto el capítulo. Lo he aderezado con un poco de mi show del profesor y todo ha funcionado como un reloj. Se han quedado impactados. Con muy mal rollo y mucha reflexión: Jo no vuic ser com ells, menuda merda de societat, què mal em cauen tots, per a què val que et puntuen si no eres feliç…

Hoy yo sí soy feliz.

Espero que me pongáis muchos likes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s