La paciencia

Llevo todo el día dándole vueltas a la historia del fotógrafo Andoni Canela. Y no porque haya sacado 15 meses de casa a toda su familia viajando por los rincones más dispares del mundo para fotografiar especies en extinción, sino por su paciencia para pasarse 12 horas, esperando, quieto, en silencio, para retratar a un animal salvaje en su hábitat natural.

12 horas. Nosotros, que somos incapaces de esperar ni cuatro minutos a la llegada de un tren, al amigo que se retrasa o a que nos pongan un plato encima de la mesa, creeremos que este señor es de otro planeta.

Pero es al contrario.

Los que nos hemos empeñado a vivir tan rápido que no da tiempo a saborear la vida somos nosotros.

Los terrícolas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s