La dirección del viento

A finales de mayo, en un intervalo pequeño de días, me encontré en la encrucijada de escoger entre dos (posibles) futuros profesionales, me fracturé gravemente la muñeca y me perdí una boda.

Ahora, seis meses después, en otro periodo escaso de días y sabiendo que escogí bien el camino profesional, recibí el alta hospitalaria, celebré el cumpleaños más especial de mi Santa y fui padrino de un nuevo sobrino.

Si, escayolado, aprendí a vivir con el viento en contra sin pesimismo, la misma paciencia y serenidad ha templado la euforia ahora que el viento sopla a favor.

Serán cosas de la edad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s