Heisenberg

“Nada puede cambiar lo que hemos hecho. Pero el pasado es el pasado”.

Posiblemente, aquel último y desesperado intento de Walter White por convencer a Jesse Pinkman de que deben seguir siendo socios (allá por agosto, en el capítulo 9 de la última season) defina todo el sentido de la homérica travesía de Mr. White, alias Heisenberg, durante estas magníficas cinco temporadas.

Pero, adelantemos la cinta, que igual se han perdido. Les supongo que, a estas alturas del día ya sabrán, que Breaking Bad ha ganado el Emmy a la mejor serie dramática. Y también sabrán que nos quedan dos capítulos. Bueno, uno, porque ayer hubo emisión en Estados Unidos. Pero, si no, como muchos no han dejado de preguntarme en estos meses, les contaré rápidamente que Breaking Bad es una de las mejores series de la historia (no lo digo yo) y que trata de un profesor de química enfermo de Cáncer que decide dedicarse a cocinar metanfetamina para salvaguardar el futuro económico de su familia.

Pero qué hago. Es imposible definir la serie sin verla. Porque es mucho más. Es violencia y crueldad. Es drama con un humor difuminado. Es mafia, narcos y amor por la familia. Es agridulce. Es traición y fidelidad. Amor y odio. Pero, sobre todo, es una huida hacia adelante. Como decía aquel “una gran liada”. Ríanse de Los Soprano o Déxter. Esto sí va en serio. Hasta George R. R. Martin se ha rendido ante ella tras el magnífico Ozymandias de la semana pasada.

Por Dios, dejen de preguntarme por ella y véanla.

El año que viene volverá a ganar el Emmy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s