Delito y ético

En estos días inciertos donde (casi) todo el mundo está en tela de juicio, con un bombardeo continuo de acusaciones públicas, quejas de corrupción, manifestaciones y miles de palabrerías, deberíamos ser capaces de distinguir cuando algo es ético o delictivo. Porque, para bien o para mal, no es lo mismo.

La teoría jurídica califica de delito el comportamiento que, ya sea por propia voluntad o por imprudencia, resulta contrario a lo establecido por la ley. El delito, por lo tanto, implica una violación (tipificada) de las normas vigentes. Por su parte, la ética se refiere a la moral o costumbres establecidas. Es decir, aquello que socialmente sobre una acción o decisión se considera bueno, malo, obligatorio o permitido. Por lo tanto, cuando alguien dirige una sentencia ética sobre una persona, realmente está realizando un juicio moral.

En un caso merece un castigo, una pena. En el otro, todo los reproches del mundo.

En un caso pueden ir a la cárcel. En el otro, el desprestigio de la sociedad.

Como ven, no es lo mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s