Cuentos de aventuras

Lo mejor que le puede pedir un periodista a sus alumnos en sus primeros días de clase es que redacten, narren, argumenten, expresen, que escriban.

Saber leer y a escribir con corrección y estilo no es un hecho baladí. Somos como nos expresamos.

Por desgracia, van a ser pocos meses juntos, por eso, pronto he querido comprobar el estado de la imaginación de mis alumnos a sus 14 y 15 años.

Montañas fantasmas, islas inexploradas, puertas secretas, viajes mágicos, mafiosos, cofres, naufragios, peligrosos desiertos… Qué maravilla de relatos. Las mismas ensoñaciones que tuvimos a su edad, la misma atracción por las aventuras.

Cambian las épocas pero no la imaginación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s