La señal

Necesitábamos una señal. Todos. La sociedad. No sólo los políticos y los banqueros. No nos sintamos inocentes. Sí, ni tú ni yo. Genéticamente, el ser humano tiende a ser cainita, a echarle el muerto encima a otro lavándose las manos. Pero, lo admitamos o no, todos tenemos nuestra parte de culpa en esta nuestra sociedad. Así es porque así la hemos configurado y permitido.

Pero seguíamos esperando la señal. Todos sabemos y sentimos que la situación está mal, chunga, jodida. Pero, vaya, saldremos de esta. Tarde lo que tarde. Sea cual sea el precio a pagar.

Pues ya conocemos ese precio: hay quien muere presa de la desesperación.

Ya tenemos la señal.

¿Cuándo  nos ponemos en serio a arreglar esto?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s