Erre que erre

Nadie me obliga, pero tengo un compromiso moral con ustedes. No tengo necesidad de actualizar todos los días. No sé si realmente es interesante, si les gusta, si pasan por curiosidad, por morbo o por gusto. Veo las visitas, sé que son más que aceptables, muchas en bastantes ocasiones. Entonces, los imagino, entrando, leyendo, sonriendo. O no, desaprobando, bostezando, ignorando. Quién sabe. Pero yo continuo. Erre que erre. Con esa necesidad imperiosa de comunicarme, de coger un altavoz y hablar, contribuir a este mundo. Aunque sea con una visión deforme, de miope. Ya ni recuerdo cuando empecé. Ni las cosas que he dicho. Pero aquí estoy. Firme. Con ese compromiso moral.

Sintiéndome extrañamente extraño cuando en días como ayer les dejó sin la ración diaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s