El club del gourmet

OLYMPUS DIGITAL CAMERA          Processed with VSCO with acg preset

Tuve claro que aquello iba en serio cuatro años después. Fue precisamente en un Mig Any. Al llegar a nuestra mesa de l’Antic Mercat nos encontramos un cartel que ponía “Comilitons 30″. Nos miramos unos a otros, vitoreamos y lo levantamos como un trofeo. Fue cómico. Nos veíamos ya multitud. Habíamos pasado de ser 16 criajos a convertirnos en 30 hombretones. Alguien nos susurró que nos correspondía una subvención económica por ello. El jolgorio ya fue absoluto.
*
De pequeño, cuando acompañaba a mi madre por las paradas del Mercat, me fascinaba su ambiente, esa mezcla de olores, voces y suelo cochambroso. Cuando el Ayuntamiento transformó su primera planta en sala-para-todo, empezó el desparrame. Ya no se hacen fiestas como aquellas. Ya saben, cuando algo está más estropeado menos se respeta. Nosotros, incluso llegamos a organizar dos festivales heavy. Sin ser heavys. Tuvieron un estupendo beneficio cero. Siempre siendo altruistas festivos.
*
Queda feo que yo ensalce nuestro extraordinario curriculum, pero en veintipico años no nos hemos aburrido. Fuimos sumando más altas pero ya nadie más nos dio pasta por ello. El tiempo no pasa en balde. Es curioso comprobar como con los años cambian las prioridades, los horarios y las partidas presupuestarias. Es lo que hay. Pero, no hay nada peor que aparentar lo que ya no eres. Por suerte, nosotros nunca hemos engañado a nadie.
*
Hemos pasado del club de la comedia al club del gourmet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s