Palabrerías

Ando un par de días barruntando qué salida darle a unos poemas que me he topado de mis alumnos. Son piezas precoces, rápidas y aun con rasgos infantiles, pero también intuitivas, frescas y naturales. Están llenas de contrastes. Son como un espejo de su vida actual. Plasman su belleza temprana.

En muchos casos (y es lo que me ha motivado a querer editarlos de alguna forma), he percibido una clara necesidad de expresarse, de sacar de dentro hacia afuera. Y eso me fascina. Es una buena noticia que, en un mundo tan acelerado, con una tecnología u otra, en el ser humano aun perviva la necesidad innata de exteriorizar sus sentimientos.

Para mi, al menos, es una cuestión vital. Desde que tengo uso de razón (no hará de eso más que unos diez años), he buscado todas las fórmulas posibles para expulsar lo que circula por mi interior. De una manera torpe y vergonzosa (posiblemente sin necesidad de tener que publicarlo), he ido vomitando entre redes sociales, fotografías, acordes, palabras sueltas y muchos artículos. Esta página es un buen ejemplo.

No sé. Es complicado de explicar el por qué de todo esta palabrería.

Pero le ahorro una pasta a mi Santa en psicólogos y psicoanalistas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s