El amor en tiempos de política

Casarse, vivir en pareja, convivir, nada de ello es posible sin diálogo. Les pongo un ejemplo. Aquí mismo, en la White House, no se crean que estamos siempre de acuerdo en todo. Ya nos gustaría. Como seres no-idénticos, a veces tenemos distintos puntos de vista. Es cuando toca hablar y debatir para llegar a un acuerdo, a un punto en común. Incluso, en ocasiones, uno de los dos sabe que el otro tiene mejor criterio y cambia de postura. Y, así (y que no cambie nunca), seguimos caminando por la vida con más éxitos que fracasos.

Yo siempre he pensado que en la política debería ser parecido. Si hay un proyecto en común es cuestión de sentarse, proponer, debatir y comparar argumentos. Tarde o temprano, debe aparecer el consenso o la mejor propuesta.

Pero, parece que no es así.

Igual es que les falta amor a nuestros políticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s