Balances y propósitos

Regodearte en el barro de tus propios problemas no sirve para nada. En todo caso, los agrava.  Porque la tristeza sólo conduce a más tristeza. Y, como que asumí esta máxima hace tiempo, habitualmente intento no quejarme ante mis nubarrones. Y funciona. Bueno… la mayoría de veces.

¿Y si son los demás los que sufren? En 2014, a mi alrededor he visto más sufrimiento de lo esperado. Y yo sufro mucho por los míos. La impotencia de consolar sin saber cómo.

Debe ser signo de los tiempos, pero, cuando me piden el balance del año que se nos escapa y el propósito para el que entra, pienso más en el que está a mi lado que en el que escribe estas líneas.

Qué rabia esto de hacerse mayor.

Qué sentimentales nos ponemos algunos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s