No vendemos

No. No vendemos nuestros principios. Tampoco nuestra forma de ver el mundo. No vendemos los valores que aprendimos. No vendemos nuestra actitud, nuestro comportamiento. No vendemos a nuestros amigos, a nuestra gente, nuestra familia. Nunca. No vendemos a nuestro equipo, igual que no vendemos nuestras aficiones, nuestro placeres, nuestros gustos. No. No vendemos nuestra religión y nuestras creencias. No vendemos nuestra dignidad, nuestro honor. No vendemos nuestras lágrimas y sonrisas. No nos vendemos a nosotros mismos. No.

Porque todo no tiene un precio en la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s