El periódico del día

“Empecé a amar el periodismo entre bollos y Barrio Sésamo. Si alguna vez no había periódico, la tarde ya no era la misma”

De esta forma tan preciosa se sinceraba el otro día en su blog de Las Provincias, Héctor Esteban, en un maravilloso relato sobre su infancia dedicado a su abuelo Eduardo, el mismo que le contagió el amor por el periodismo, tarde a tarde, periódico a periódico.

Ahora que las ventas caen, que la profesión vive entre zozobras, no viene mal homenajear al lector, al fiel lector, a aquel señor mayor (cosas de nuestro subconsciente colectivo) que a primera hora de cada mañana, de cada día del año, compra su ejemplar para ojearlo almorzando y leerlo plácidamente por las noches.

Mi padre, mi suegro, lo hacen todos los días, sin falta. Y así lo hacía yo hasta que inventaron aquello de suscribirse a Orbyt.

Así ya no me regañan por ensuciar de tinta la nevera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s