Zombies

Contaban el otro día en La Rosa de los Vientos que hay quien se lo cree, que, tras el fenómeno de masas que ha supuesto The Walking Dead como cabeza de lanza de multitud de películas de zombies que van a venir (World War Z, REC Apocalipsis) o que ya vinieron (Bienvenidos a Zombieland, Planet Terror, Soy Leyenda, 28 Días después), ya hay quien se ha construido un refugio anti-muertos vivientes por si las moscas. Sí, sobre todo, en Estados Unidos. Pero también cerca.

Mientras no se demuestre lo contrario (porque nuestro mundo cambia de un día para otro, miren, si no, el tiempo de mayo), zombies, lo que se dice zombies, como que no existen. En serio, que no. Lo de Haití, Cuba o el Congo es un mito legendario propio del culto vudú. No hay ningún muerto resucitado por medios mágicos, ni hechiceros que los convierten en sus esclavos. Lo que usan son potentes drogas que limpian la mente y ralentizan el pulso de los humanos.

Y yo les entiendo. A veces, sin tener que ver la televisión, yo también tengo la sensación de que podrían existir. Sólo hay que asomarse los fines de semana a las discotecas más destroyers y, les digo más, hay también cierto vacío de cerebro y sumisión zombie a las máquinas de los gimnasios. Ciclarse de esa manera tampoco parece muy humano.

Ni muy útil. En caso de invasión zombie, marciana o, lo que es más probable, de guerra nuclear, los puñetazos y los músculos valdrán para poco. Con darle a un botón nos freirán.

Entonces sí que nos hará falta un buen búnker.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s