Revoluciones

Que hace falta un cambio en nuestra sociedad es algo más que evidente. Las antiguas formas empiezan a no valer. Uno mira alrededor y tiene claro que hay algo que no acaba de funcionar. No hace falta que vengan los marcianos o un apocalipsis maya para destruir nuestro mundo, nosotros solos nos bastamos.

Muchos dirán que hacen falta causas revolucionarias. Sí. Vale. ¿Pero cuáles?

Leía el otro día en la Esquire a Juan Fernando López Aguilar (político de izquierdas más que valido y más que exiliado al Europarlamento) reflexionando la corrupción política. Reconocía que Noruega tiene una clase política menos política, pero también recordaba que es un país donde “puedes dejar una bicicleta sin candado y la encuentras al día siguiente”. Intenten eso en España. Con candado o sin candado. Porque somos la España del Lazarillo, del pillo. No nos engañemos, los políticos son reflejo de la ciudadanía. Normal que hayan abusos de poder cuando en este país siempre hemos exaltado al pícaro, al listo, sin ningún reproche social. Desde el que copia a un examen al que compra y vende con dinero negro.

Ese es también un cambio pendiente.

Esa si es una verdadera causa revolucionaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s