Pobreza para todos

Amanece cada día en Lusaka, Gaza, Chisinau o Nueva Guatemala. Igual que en España, sale el sol. Todos los días. Sin excepción. Pero las vidas de sus habitantes no son como las nuestras. Su pobreza no es igual. Su crisis es otra crisis. Su reto es la supervivencia. Comer una vez al día. Nosotros nos sentamos ante un plato cinco veces.

El domingo pasado, algunos recibimos una paliza moral en la homilía de los domingos. El sacerdote nos señalaba. Directamente. Nos recordaba que siempre ha habido pobreza pero, muchos, sólo ahora, nos hemos dado cuenta. Ahora. Ahora que nos duele. Ahora que llega al primer mundo. Ahora que nos afecta. Desde 2008, han subido las donaciones individuales a Cáritas, bancos de alimentos y ONG’s semblantes. Ahora nos preocupa. Antes no. Antes eramos cómplices de este sistema injusto.

Algunos dirán que quién es el fraile para señalarnos. Que su argumento es maniqueo. Que no se puede generalizar. Posiblemente tengan razón. Pero no erraba nada en su tiro. La clave para solucionar este desaguisado sigue estando en luchar contra nuestra riqueza. No sólo contra la pobreza. En pedir justicia y dignidad siempre. Para todos. No sólo cuando nos afecta.

Porque, cuando anochece en Harare, Yamena, Puerto Príncipe o Paramaribo, millones de personas duermen en el suelo, desnutridos. Cuando cae la noche en España, pese a todo, pese a la crisis que decimos sufrir, tenemos cena y cama.

Y, algunos, soñamos en poder escaparnos de viaje en vacaciones.

Anuncios

Un Comentario

  1. silver account

    Los sucesivos crash de la bolsa Wall Street, que arrastraron a todas las bolsas del mundo fueron haciendo añicos la ideología del mundo idílico que habían augurado. La prometida prosperidad generalizada por la “nueva economía” se volatilizó en los primeros años del siglo haciendo que desaparezcan miles de millones de dólares y empujando a la quiebra a un número incalculable de pequeños empresarios que habían creído en los milagros de la santa virgen de Silicon Valley. La burbuja terminó por reventar y la burbuja especulativa creada en torno a la informática se fundió como la nieve ante los rayos del sol. Luego de esa fecha otras “crisis financieras” fueron pautando el sistema capitalista mundial y señalando, pese a quien pese, sus límites históricos. Cuando cerramos este número la crisis generalizada de todos los bancos, compañías de seguros y otras instituciones financieras mundiales sigue agravándose; ya nadie puede ocultar, que además la misma que ya es notoria en la construcción y en general el sector inmobiliaria afectará irreversible e irremediablemente a todos los sectores de la “economía real”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s