La hora de abandonar

Desconozco si fue un brindis al sol, una imposición, un acto de responsabilidad o, incluso, una burla. La propia personalidad de Esperanza Aguirre ya da para múltiples interpretaciones. Pero, mientras no se demuestre lo contrario, ha dimitido porque ella ha querido, porque ha escogido su final político cuando lo ha visto claro. La, ya, ex-presidenta lo dejó patente ayer: “Tengo la certeza de que, para un político, es absolutamente esencial elegir el momento de su retirada y la forma de hacerla. Y este era el mejor momento.”

Connotaciones políticas aparte, la noticia nos deja otra reflexión al resto de los mortales: ¿Hasta cuándo un político, un presidente de una asociación, falla, colectivo, organismo, y todos los etcéteras posibles, puede estar al frente de su organización? ¿Hay fecha de caducidad para un presidente? ¿Deberían existir los mandatos limitados? ¿Y que me cuentan del me voy pero no dejo hacer luego?

El que más o el que menos está metido en un ajo, así que saben de qué hablo. Como cabrea ver a personas eternamente mandando que no dan paso a otras caras, no conceden relevo a los jóvenes. Ejemplos buenos y malos hay muchos. Es difícil mantenerse motivado y a pleno rendimiento muchos años. Pero hay quienes lo han conseguido. Pero pocos. También se conocen organismos que sí limitan la duración al frente. Pocos también. Yo participo en uno. Barack Obama en otro.

A todo esto. ¿Y si soy yo el que está taponando a los que van detrás?

Háganselo mirar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s