Ràpido, rápido!

Por desgracia, por mucho que lo deseemos, no podemos ir más rápido que el minutero. A veces lo quisiéramos. Coger al mando, pulsar “adelantar” y correr más que el tiempo. Qué jodienda. Es uno de los sinos de la vida moderna: la impaciencia. Qué rabia tener que esperar, ver que las cosas no salen aun como quisiéramos, no saber el final de la historia, faltar tiempo para abarcar todo lo que quisiéramos, saber que lo bueno está al girar la esquina pero aun queda un poco por llegar a ella. Esperar, esperar y esperar.

No sé si les pasa a ustedes. Pero a mi sí. Sobre todo, últimamente.

Hay que aprender a ser pacientes.

No queda otra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s