Procesionar (2)

Me reafirmo lo dicho antes de empezar las procesiones de Semana Santa. El hecho en sí de procesionar ni es tan difícil ni debería tener tanta polémica. Es cuestión de actitud. Creo que se ha vuelto comprobar estos días como, cada vez que se opina, piensa, decide desde un punto de vista apartado al sentido original, la cosa se lía.

No nos engañemos, todo artificio, jaleo, discusión… lo que quieran, no  benefician a nadie. Lo importante es aportar no destruir. Si lo importante es procesionar, ¿por qué lo hacemos tan difícil? Si el sentimiento está centrado en vivir la pasión y resurrección, ¿qué más da los medios? Aquí radica en problema, que nos fijamos demasiado en los medios y no en los fines.

Ante cualquier problema, la mayoría de las soluciones es de sentido común. Dos ejemplos sencillos: a) Si llueve, no se sale. b) Para que se entiendan mejor las decisiones, elaborar y publicar siempre un comunicado oficial.

Nunca lloverá a gusto de todos (nunca mejor dicho) pero lo que sí es seguro, es que si todos amamos esta fiesta religiosa, no debería ser tan difícil andar por el mismo camino.

Aunque, igual ya lo hacemos y no nos hemos dado cuenta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s