Funambulismo

Uno de los rasgos de mi (más o menos) vida adulta es la sensación constante de tener demasiados frentes abiertos.

Me veo constantemente como un trapecista, habituado al salto sin red, a la pirueta tras otra hasta pisar tierra firme.

Normalmente, siempre salgo indemne en ese ejercicio de funambulismo. O soy un tío con suerte o no es tanto el riesgo.

Desearía saber decir no, aprender a no abarcar demasiado, a no comprometerme.

Pero, si no, qué sentido tendría la vida.

No me conformo a ser mero espectador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s