Amistades (post moña del mes)

Anduve el sábado por una fiesta de cumpleaños sorpresa (40!) donde hubo de todo: ilusión, trabajo previo, sms secretos, operación taza voladora, nervios finales, reencuentros, tortilla de patata, vídeos, juegos, himnos nacionales, risas, llamadas al extranjero, cuatro postres, café tacilla, luz, oscuridad, luz, oscuridad, luz, oscuridad, luz…

Lo pasamos muy bien, la verdad. Una velada muy agradable.

Y allí estaba yo, en uno de esos momentos de oscuridad viendo una de las proyecciones, cuando, contemplando alrededor y a la homenajeada, me dio por pensar qué dicha más gigante puede tener uno en la vida de tener las amistades que tiene y de habérselas ido encontrando por la vida.

Estamos en época de confeccionar listas y, casi sin quererlo, de ser honrado con uno mismo.

Y, vaya, no nos podemos quejar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s