11/VII/2010

Claro que sí. Un día histórico. Por eso, yo contaré a mis hijos, nietos, biznietos y tataranietos que yo viví la victoria del primer Mundial del futbol en el bautizo de Natxo Puig Baviera. Que el convite fue medio futbolero medio bautismal. Que ibamos cortando la tarta, limpiando o arreglando cosas corriendo en los descansos. Que Guillem a cada grito preguntaba “¿Gol?” y le decíamos “No, casi gol” y se marchaba feliz, saltando y cantando “Casi gol, casi gol, casi goool”. Que vi a mi madre corriendo gritando como una posesa en un casi gol. Que Natxo no se enteró de nada. Que pude haber hecho decenas de fotos con escenas increíbles pero se me olvidó. Que hacía calor. Que sabía que la victoria no me iba a arreglar la vida pero, aun así, estaba nervioso. Que Torrent, como el resto de España, explotó. Que les dones a la fresca en la plaza mayor también llevaban bandera. Que el motorista de Toni Pizzeria también. Que el día antes asistí a las peripecias por conseguir que 220 torrentinos vieran el partido en Benagéber. Que se puede subir a los tejados con una tapa de cacerola para crear una antena. Que hasta el más antipático del bar te puede ceder su televisión.

En resumen, que el mundo se volvió loco.

PD. Capdevila juró y perjuró que él no instauró lo del cubata en el hombro, que no, que fue Güiza, pero que no se vio y a él sí, toda España. Vale aceptamos pulpo (ja, je, ji, jo, ju) como animal de compañía. Pero de lo del cubo en la cabeza ya no te salvas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s