Carrusel

En la madrugada del domingo al lunes, un año más, cumplí con la tradición de vivir la Superbowl con los chicos de Carrusel Deportivo.

No crean que me mato por el fútbol americano. Que va. No me pirra eso de ver a unos mastodontes con hombreras jugando con un balón apepinado (¿Por cierto, han jugado ustedes alguna vez a rugball? Yo, sí), pero es que la final americana es lo de menos en el programa en cuestión. Es la noche del cachondeo deportivo. De las salvajadas radiofónicas.

Por mucho que se lo explique no lo van a entender (es como la primera hora de los sábados, pero a lo bestia), así que mejor que lo oigan ustedes. Pero, si no fuera porque es notorio el saber hacer de Carrusel, uno creería que el programa no está ni preparado ni tiene una mínima escaleta. Pero no, realmente, es un caos controlado.

Los que hacemos radio ya sabemos la montaña rusa que pueden ser ciertos programas en directo (últimamente, en La Bombonera de los lunes lo estamos sembrando), lo pulcro que puede salir por las ondas pero, tras las bambalinas, las piruetas, carreras y conexiones inesperadas que tienes que hacer para que suene así.

Viendo este vídeo de cómo se hace Carrusel, uno puede pensar que esta (bendita) locura sólo ocurre en las emisoras grandes. Que más quisiera yo. Las locales también tenemos nuestros toboganes radiofónicos. Deberían verlo. Siempre todo controlado, pero siempre todo por el aire.

Un máster en malabares periodísticos.

CANCIÓN PARA ESCUCHAR: Backliners (Quique González – Avería y redención)

Anuncios

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s