Eufemismos

Dice Álex Grijelmo en La seducción de las palabras que nada puede medir el poder que oculta una palabra, que podemos contar sus letras, el tamaño que ocupa en el papel, su rima y ritmo, pero es inmensurable su capacidad de alojarse “en los lugares más espirituales, etéreos y livianos del ser humano”.

Las palabras arraigan en nosotros, en nuestra inteligencia, en nuestros sentimientos, pensamientos, ideas, forman parte del alma y duermen en nuestra memoria. De hecho, su poder escapa a la definición simple, oficial, científica y fría de los diccionarios: “Nada podrá medir el espacio que ocupa una palabra en nuestra historia”.

Pues, bien. Hoy es Nochebuena. Y, mañana, Navidad. Y se celebra lo que se celebra. No “las fiestas”, como algunos intentan solapar públicamente, sino, para los creyentes, el nacimiento de Jesucristo. Y ya está. Dejémonos de eufemismos y chorradas. Lo fantástico de la libertad es que cada uno puede creer o no, comulgar en ello o no y, mejor aun, celebrarlo de una manera o otra. Y no pasa nada. Nada.

Pero no le cambiemos los nombres a las cosas.

No les quitemos su sentido verdadero.

Feliz Navidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s