Todo se transforma

Ser profesor no significa sólo impartir conocimientos. Es algo más. En el pupitre también se aprenden actitudes, valores o gestos. Empezando por uno mismo, por el profesor.

Por eso, durante todo este tiempo, no me he cansado de repetir a mis alumnos que tal como nos comportemos, el mundo se comportará con nosotros.

Si somos violentos, ruínes, tramposos, el mundo será así. Si apostamos por la bondad, podemos conseguir un mundo mejor.

Y, entonces, usé los versos de Jorge Drexler:

Cada uno da lo que recibe
y luego recibe lo que da,
nada es más simple,
no hay otra norma:
nada se pierde,
todo se transforma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s