Conspiradores

Tengo el extraño defecto de pensar que cada historia siempre cuenta con más de una perspectiva. Es imposible que sólo pintemos con blancos o negros, sin grises, sin matices. Tampoco creo que exista un triunfador único. Ni un único culpable. Por eso, cuando visiono toda la violencia post 25S (¿Hasta cuándo el juego de siglas?) no encuentro un único provocador. Sólo tengo como referencia los vídeos que he visto por la red y las crónicas periodísticas, pero me niego a pensar que unos u otros sean unos santos. Dos no se pelean si uno no quiere.

Me sorprendió cuando leí “Anatomía de un instante” de Javier Cercas que, en el 23F, aunque haya unos ejecutores (más o menos) visibles, ubicara como causantes indirectos a diversos políticos (entre ellos, al propio Suarez), a la Iglesia, a Estados Unidos o, incluso, al mismísimo Rey. Todos, con sus acciones o sus omisiones, sirvieron de caldo de cultivo, fueron conspiradores, empujaron al golpe de estado. Aunque es ilegal manifestarse en las puertas del Congreso en sesión plenaria, no, no creo que lo de ayer fuera un golpe de estado como sugería De Cospedal, pero sí que vivimos un golpe “al” estado en toda regla. Un golpe que no nos beneficia a nadie.

Todos somos culpables de lo que sucedió. Unos en gran medida, otros en microscópica, pero todos culpables. Aunque no estuviéramos anoche en Neptuno. Deberíamos preguntarnos si contribuimos a echar agua o fuego en solucionar la crisis económica y de valores. Si estar eternamente manifestándonos provoca amnesia para olvidar que, hace menos de un año, 25,4 millones de españoles expresamos nuestro derecho democrático a escoger a nuestros parlamentarios que ayer rodeamos. Si de este bache nos van a sacar ellos o vamos a salir nosotros solos. Si, en el día a día, como ciudadanos, tenemos algo qué decir, algo qué hacer.

Si es normal que todo lo arreglemos a hostias.

Anuncios

  1. algravi

    El haver votat a qualsevol partit no condiciona que t’hajes de quedar en casa mirant com et prenen el pel, es burlen de tu, prenen mesures que perjudiquen als més desfavorits i damunt ells encara es burlen de tú (tots)… pense que estem en el nostre dret de manifestar el nostre desacord amb les mesures i polítiques que s’estan prenent i ja que cada manifestació serveix de ven poc (per a eixir en la premsa) veig encara més necessari que les manifestacions siguen més contundents, multitudinàries i significatives. No sóm els ciutadans els que per manifestar-se empitjorem les coses i tirem més llenya al foc sino els polítics i governs incompetents com l’actual qui fa que les cojes de mal vagen en pitjor.

  2. carlesxpuig

    Primer de rés, Alberto, gràcies per participar en este blog amb poca vista.

    Segon, jo no he dit que no ens manifestem els ciutadans ni que els polítics tinguen carta blanca amb els nostres vots, simplement, resumint-ho, que, quan una societat viu amb violència, tots som culpables.

    Unos més i altres menys, òbviament.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s