Dos casos prácticos

Vaya por delante que en Torrent tenemos una Semana Santa que tiene más que merecida la declaración de Festa d’Interés Turístic Autonòmic. Por su volumen, por su calidad y por sus particularidades este reconocimiento, incluso, tardó más de la cuenta.

Vaya también por delante el aplauso que merecen todos los miembros de la JCHHSS y de las juntas de cada hermandad. Trabajo incansable y, a veces, poco valorado.

Pero… siempre hay un pero.

Más que un pero, una falta. La guinda de la tarta. Porque, pese a todo lo expuesto, a veces hay detalles que fallan. Pequeñas “anécdotas” que se pueden esperar de fallas o moros, pero no de la Semana Santa. El cariz de la fiesta, su espíritu y fondo, es otro. No podemos perder el tiempo en absurdas polemiquillas que la alejan de su verdadero significado.

Dos casos prácticos:

1- La lluvia. Siempre impredecible y siempre presente. Nunca se sabe cuándo se suspende una procesión. No hay protocolo establecido (cada hermandad decide excepto las generales), no hay criterio objetivo del por qué, plazos de suspensión temporal, alternativas de recorridos en caso de previa probabilidad de lluvias, actos religiosos en caso de suspensión, canales de comunicación… Es la lotería. Igual te sale bien (Jueves Santo) como que fallas (Encuentro Doloroso). Se debería acotar más. Por un lado para evitar incertidumbre y, por otro, para no obcecarse en salir sí o sí aunque sea con andas enrolladas en plástico o finales apresurados con imágenes quedándose solas.

2- El entierro. No meteré demasiado el dedo en la llaga porque soy testigo directo del despropósito final de cada año, pero, siempre el mismo corte, siempre provocado por los mismos, siempre el orgullo por medio, siempre el deslucido acto final por el exceso de protagonismo de unos y el desplante de los otros… No es de recibo. Debería cuidarse más. Es una lástima que no pueda tener un mejor cierre.

Es lo que hay y no tiene mayor importancia, pero siempre hay que tener espíritu crítico y de mejora.

La celebración en Torrent es muy buena, pero, a veces, el  fondo se olvida.

No todo vale en la religiosidad popular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s