Curiosos

Siempre se consideró una persona curiosa. Así que abrió la puerta. Era muy extraño que estuviera entreabierta.

Tan oscuro estaba el umbral que, asustadizo, cerró al instante sin percibir que el gato de la vecina, más curioso aun que él, asomaba la cabeza. El felino quedó encajado.

La curiosidad mató al gato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s