Sin saber qué decir

Nos ha pasado a todos. Es un momento duro, incómodo. Los acontecimiento se han ido desarrollando de una manera invisible para tus ojos cuando, de repente, todo se precipita. Y, allí te encuentras, quieto, callado, en un instante eterno, sin saber qué decir. Son poco más de un par de segundos, pero parecen años. Qué digo, piensas. Y de repente, todo fluye, no recuerdas por qué lo dijiste, incluso, jurarías que no fuiste tú, que alguien lo puso en tu boca, pero hablas, desde lo más hondo, o desde lo más alto, quién sabe.

Pero encuentras las palabras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s