El Rosari

El paso del tiempo es innegable para todos. Nos erosiona, transforma y madura. Queramos o no, pasa.

Con las tradiciones ocurre semblante, según la fuerza y sentido de su creación, con los años se afianzan o pierden fuerza, evolucionan o desaparecen. Pero, los años nunca pasan en balde.

Por eso, anoche, tras un mes de rezo diario, un año más, contemplé fascinado la estampa del Rosario del 1 de noviembre. Recorrer las calles del casco antiguo en esta tradición centenaria, torrentina y muy familiar. Una costumbre que pasa de padres a hijos. Es un gusto fijarse atentamente y apreciar los núcleos familiares juntos. Es un día, si puede ser, de ir en familia. Además, las caras que se vislumbran en la tenue luz de la noche, son de gran arraigo local. Gent del poble. Centenares de personas (en su mayoría, varones) que han mamado las calles de Torrent, que saben qué significa perpetuar una tradición religiosa idéntica a cómo se instauró.

Es un momento único.

Tan único, que no importa que juegue el VCF la Champions.

NOTA: Para profundizar más en el significado del Rosario y el mes de octubre, sólo hay que leer este magnífico artículo.

Anuncios

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s