El espejo

Todo el que trabaja en un medio de comunicación sabe que, quiera o no, a parte de narrar noticias, se coloca en el punto de mira. Sí, sí, en el mismísimo punto de mira. Por suerte o por desgracia, la inmensa mayoría de medios privados están vinculados a grupos empresariales y, los públicos, bajo el mando de un partido político. Es decir, siempre hay intereses particulares de por medio.

Y, como que la objetividad no existe y donde manda patrón no manda marinero, pues a la inmensa mayoría del gremio, alguna vez, nos toca enfrentarnos a la problemática de convertirte involuntariamente en imagen de la empresa, lo quieras o no. Da igual ser neutral, partidario o, simplemente, mensajero. Estás en medio. Para uno eres amigo y, para los otros, enemigo. Aunque tú eres periodista.

Es lo que siempre he llamado “víctimas civiles” del periodismo.

Lo curioso del asunto (sobre todo, a nivel de los medios públicos) es que estás ante un espejo. Una vez unos están dentro y, después, los otros. Pero es la misma imagen reflejada. Los que están fuera siempre, pero siempre, se quejaran de lo injusto del sistema. Pero, cuando crucen al otro lado lo repetirán.

¿Por qué? Porque entre todos, unos y otros, lo establecieron.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s