Hablar por hablar

Igual a ustedes también les ocurre: no hay nada que dé más rabia que hablen mal y equivocadamente de uno. Ya saben, aquello del teléfono loco. El murmurar y criticar de toda la vida.

Qué asco, qué fastidio, qué gente. Hablar por hablar, porque me lo dijo aquel o, no sé, si me lo dijo exacto así o fue un comentario suelto, o fue menganito quien lo comentó, no lo recuerdo, pero tal, que sí, que es así, aunque no lo sepa por la fuente directa y no tenga una opinión justificada, lo importante es decirlo sin importar sus consecuencias. Nadie conoce el significado de la palabra difamar.

Y claro, si eso lo dice Hamburgo sobre unos pepinos y un extraño brote, pues no pasa nada. Aunque primero acusemos y luego comprobemos. Total, entre países no hay reprimenda que valga y luego rectificamos aunque el mal ya esté hecho.

Como comenta el Rey Juan Carlos I (falso) en el duíter: “Aguien tenía que decirlo: Alemania nos hace bulling en la UE.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s