El rescate

Cuando escribo estas líneas, el rescate de los mineros chilenos va por la mitad: 17 salieron, 17 quedan por salir.

Nunca me hubiera imaginado a mí mismo tan pendiente de la vida de 34 chilenos, de este pequeño milagro. Esta mañana pese a tener una burrada de trabajo, cada rato, miraba por internet cuántos iban, si todo iba bien, sus caras. Me ha emocionado la entereza con la que han salido, las ganas de vivir. Como ejemplo, el segundo, Mario Sepulveda, que incluso ha cantado.

Pero, pese a todo, no dejo de pensar cuántos casos parecidos, con menos atrapados, con menos publicidad, han pasado desapercibidos a la luz pública internacional. No acabo de entender el gran gasto para el rescate, cuando, con una décima parte, podrían haber evitado la desgracia (por cierto, ojo con el paralelismo en el inicio de la nueva novela de Ken Follet “La caída de los gigantes”).

Una mente viciada por la televisión como la mía no ha perdido la oportunidad de recordar involuntariamente aquel genial capítulo de Los Simpsons (“Radio Bart”), cuando simula que cae en un pozo con un micro y una radio (Timmy O’ Toole!) y luego cae de verdad (el cazador cazado) hasta el punto de movilizar no sólo a todo Springfield, sino al mismísimo Sting.

Sólo cuando creyeron que el caído era un pobre niño y no un gamberro se movilizaron.

Anuncios

Un Comentario

  1. arturo

    33, no 34.
    “Porque dentro quedó atrapado un niño….” Sideshow Mel sings.
    “El director Skynner me expulsó del colegio porque iba vestido como un pobre”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s