Ciao

De una forma inauditamente inesperada, dediqué parte del verano a leer. Con intensidad, añadiría yo. Como si en septiembre, cual metáfora del estado actual de nuestra política, fueran a prohibir en todo el país la venta de libros. Incluso pude deleitarme con alguna serie. Y películas. Increíble. Hasta documentales he tachado de mi lista de pendientes.

Me causó una honda impresión “Ciao Pirla!”, el documental sobre el viaje de 1.369 kilómetros en bicicleta de Óscar D’Aniello (cantante de Delafé) transportando las cenizas de su padre desde Barcelona hasta el lago de Como. Mientras él pedalea, el público, nosotros, los seres humanos, recorremos también sus sentimientos y su pasión por la música y por el deporte de las dos ruedas.

Paralelamente, el documental va mostrando el proceso de gestación y grabación de “De ti sin mi / De mí sin ti”, el disco de 2013 donde D’Aniello vomita todo el proceso de la muerte de su padre. Curiosamente, es mi disco favorito de esta banda de hip-pop (como les define el productor Paco Loco) por ser el más orgánico y duro.

Su visionado da para muchas lecturas. Por ejemplo, el sentido social de la música. En un momento del documental, uno de los parientes italianos de D’Aniello, reflexionando sobre sus canciones, cómo cobran una determinada forma por lo que le ha ocurrido en su propia vida, concluye que “la música da emoción a las palabras”. Chapeau.

Siempre he tenido miedo a no estar a la altura de los acontecimientos. A no dar la talla cuando la situación lo requiera. Creo que Óscar D’Aniello sí que lo ha conseguido.

No se me ocurre una forma más bella e intensa de decir adiós.

 

NOTA: Un click aquí y podrán ver el documental entero.

Qüestió d’actitud

Jo no sé vostés, però jo comence a estar fart de la situació política nacional. No arribe a nivell indignado, però, com continue tot igual, tot siga que m’acampe davant de la torre. Quina imatge estem donant, mare. Quin poc sentit de la responsabilitat. Com comentava l’altre dia, quin exemple s’està donant a les generacions del demà, com podem alguns explicar als nostres alumnes allò de dialogar, treballar en equip, cooperar i arribar a acords, si els nostres mandataris no ho saben fer.

Però no és un mal que només afecta a la política nacional. Ben prop de casa ocorreix igual. Allò de treballar junts està poc vist. Un exemple: Fa pocs dies llegia la notícia sobre la possible construcció a Torrent d’una bassa d’aigua per a abastir als agricultors en èpoques de sequera. El govern actual està barallant recuperar un projecte de 1999 ubicant-la al cim de Calicanto, però el PP l’ha qualificat de “desfasat” assegurant que el seu projecte de 2015 (un llac a l’antiga pedrera) és millor.

Se m’escapa quina és la millor proposta, però la qüestió de fons d’esta anècdota és que, per desgràcia, si tots els partits amb representació municipal volen el millor per a Torrent, la pràctica habitual hauria de ser que la corporació s’entenguera més del que veiem als plens municipals. Què poques vegades veiem acords amb tots els vots a favor. Què poques.

I és més fàcil del que pareix. Perquè és una qüestió d’actitud. Possiblement, si els polítics (locals, autonòmics i nacionals) governaren sense esperar rendiments polítics futurs, ens aniria millor a tots. No esperar repetir al càrrec sinó cedir-lo deixant el llistó alt.

La base de qualsevol equip és el diàleg i l’acord. Igual la clau és que tots es donen compte que van al mateix equip. El nostre.

NOTA: Artículo aparecido en el número 309 de La Opinión de Torrent

Educar en tiempos revueltos

Tenía dos horas para tomar unas cuantas fotografías. Según la planificación de entrada escalonada, mi tutoría de 4ESO llegaría al colegio a las 11:00, así que, agazapado, sin que se notara mi presencia, he ido entrando por algunas aulas para plasmar en imágenes lo que supone el primer día de colegio.

Es una jornada con una vibración especial. Una mezcla de alegría, nervios y curiosidad. Es difícil de definir. Hay que estar ahí y sentirlo. Pero es fantástico. Por eso parece increíble que, a día de hoy, la educación siga estando rodeada de polémica. Que uno de los bienes más preciados, que la llave del futuro, no conozca en nuestro país la palabra consenso.

En nuestra Comunitat Valenciana, incluso, la cosa empeora. No me extenderé, porque es muy sencillo de entender. España, a causa de la posguerra, no tuvo garantizada la educación para todos. Y allí surgió la concertada. Como respuesta social. Años después se regularizaría y se complementaría con la red pública. Por eso, constitucionalmente, cada uno puede elegir el tipo de educación que prefiere.

Lo que para unos es una suerte, poder escoger, para otros es un problema. Algo a eliminar. Un agravio comparativo. Un negocio. Y decenas de prejuicios más. Claro que hay (los menos) quienes se han aprovechado del sistema. Pero igual ocurre con el sector público. Por desgracia, las malas raíces pueden brotar en cualquier lado.

Así que, en este primer día, uno tiene también una sensación agridulce.

No se pueden imaginar en medio de qué dificultades hemos de educar. Cómo ilusionar cuando te quitan la ilusión. Las aulas que hoy he fotografiado han dicho adiós este verano a dos compañeros por culpa de una partidista interpretación de unos fríos números. Hay padres que se han quedado sin poder optar a entrar en ellas. De nada ha servido la reconocida (por la propia Conselleria) calidad educativa. De nada.

Un curso más no hay consenso, ni estabilidad, ni amplia oferta. Se ha vuelto a hacer política con la educación. Y todo indica que nos queda para rato.

Que no nos quiten la ilusión por educar.

Feliz inicio de curso escolar.

Deixeu-me marxar

Foto2

18 anys. Tota una vida, amics. La que va des del naixement a la majoria d’edat. En eixes estan Els Comilitons. Enguany complint 18 anys a la festa. Encara que no ho aparenten, ja no són uns crios. Quantes històries, vivències i aventures durant este temps. Però, mireu-los. Continuen fartant, rient, planejant bogeries i obstinats en viure a la seua manera. No canvien. Poden dir orgullosos que, arribats a la majoria d’edat festera, gaudeixen de bona salut. La veritat és que el seu sistema vital funciona. Però tot no és perfecte. No. Hi ha un punt fosc.

Sí. Sóc jo. Jo sóc eixe punt negre.

Em presentaré. Hola. Sóc el traje de faena. Sí, sí, aquell tot negre amb caputxa i escut daurat. Què tal, encantat. Ací, on em veuen, també tinc 18 anys. He crescut amb ells. El problema és que, amb les vestimentes, deu passar com amb els gossos, que un any val per set. Estic major. Molt. He de tindre, aproximadament uns 126 anys. No sé vostès com ho veuen. Però, jo, vist el pas del temps, vist el meu estat, necessite una jubilació. Però ja.

Perquè l’edat es nota. Igual en els més recents no, però, en els antics… Ay, mare. Se’ls cau la creu a trossos! O està tan descolorida que és blanca! Una vergonya. Hi ha fins quatre o cinc tipus de creus. I, tot açò, obviant que les primeres generacions que, per això de no calfar-se el cap, ni es mesuraren. Com ho escolten. Simplement, feren talles estàndard, com si estiguérem al Zara. I així els queda. A uns llarg i a altres curt. I, de tela, més calorosa no puc ser. No tingueren ni la dignitat de fer-me fresquet.

Quin poc trellat. Els primers anys ho entenia. La joventut i la falta de diners tot ho aguanta. I, jo, tenia l’esperança que quan arribaren les capitanies i alferecies em retiraren amb honors. Totes les filaes i comparses han aprofitat sempre per a renovar vestuari. Però ells no. Ja saben. Tenen la seua manera de fer les coses. Per què actuar com la resta? No. Al seu puto rollo. I, val, tinc un germà major més guapo i lluidor per a l’Entrada, però, a mi, res. Continue igual. Fent-me major i deteriorant-me públicament davant tota Torrent. Quina vergonya.

A fer la mà. Tinc que proclamar-ho públicament. Comilitons, no puc més. Estic vell i gastat. Ja està bé, collons. Per favor, retireu-me. L’any que ve vos toca Capitania, tingueu sentit comú i renoveu el vestuari. Poseu-se guapos i fresquets. Sé que ha arribat la meua hora. Ho assumisc amb dignitat. Però la decisió és només vostra.

Tingueu clemència.

Deixeu-me marxar, per favor.

NOTA: Artículo aparecido en el Llibre de Festes de Moros i Cristians de Torrent 2016

MEMORIAS DE UN VIEJO CAMPAMENTERO (7-9)

7. SEÑOR ALCALDE

En cada campamento había unos “clásicos” cada verano. El sketch de presentación del nombre del grupo la primera noche, el asalto al castillo, la luciérnaga, los cantos al atardecer, el festival de la canción, las olimpiadas, el rally guarro… y la elección del alcalde. Daba igual el tema del campamento. Daba igual que fuera sobre cuentos, épocas históricas, Harry Potter o una aldea gala. Daba igual. Siempre había unas elecciones y un señor alcalde. Ahí sí se montaba el lío. Primero, porque todos queríamos ser candidatos. Las primarias dentro del grupo estaban llenas de puñaladas, pero, una vez claro nuestro líder, íbamos a muerte con él porque todos queríamos ganar. Ríete tú de las campañas actuales. Nosotros sí que dábamos espectáculo: promesas electorales a cascoporro, carteles llamativos, cánticos pegadizos, mítines explosivos… Vendíamos si hacía falta a nuestras madres por ganar. Todo valía. Queríamos la alcaldía. El premio no era cualquiera: el alcalde y su grupo, además de privilegios reales, podían aprobar nuevas leyes campamentiles que debíamos sufrir los demás. Podéis imaginaros como eran las noches electorales. Frenéticas. Años después, como educadores, aprovechando la visita del Papa Benedicto XVI a Valencia, le dimos una vuelta de tuerca y, para darle vacaciones, elegimos nosotros a un papa suplente con cónclave y fumata blanca incluida. Parecía más la elección de Mister Campamento que otra cosa, pero el momento de su proclamación fue muy emocionante. Aunque nunca más se supo de este papa temporal. Quizás se marchó de día sabático…

 

8. EL DÍA SABÁTICO

El día sabático era el complemento perfecto a la estrellada de grupo. Porque, no nos engañemos, si sois de los que pensáis que, en las estrelladas, mejor con los amiguitos juntándoos con otros grupos, es que no tenéis espíritu de campamento. Eso es así. La gracia no está en juntarte con los de siempre sino en descubrir al que no conoces. Y eso sólo era posible conviviendo, haciendo piña, formando equipo en esos momentos. El día sabático tenía sentido cuando los campamentos eran más largos. Simplemente, después de desayunar te marchabas con tu grupo lejos de todo lo conocido y volvías después de cenar, directos a acostarte. Todo lo demás (cocinar, reunión, oración, juego…) lo hacías con tu equipo. Y no lo dudéis. Cuando volvíamos de ese día-aislados-pero-juntos los lazos entre todos los miembros del equipo habían aumentado. Marchabas como compañeros y volvías como amigos. Una de las curiosidades de ese día sabático era hacerte la comida. Recordad que, por aquella época, estaba permitido hacer fuego. El menú estaba compuesto de un huevo y una patata. Cogías leña, preparabas las brasas, hacías un agujero a la patata, la vaciabas por dentro, metías el huevo y lo envolvías con papel de plata. Si eras hábil, al rato tenías una riquísima patata asada, a lo Fosters, con un huevo frito dentro. Yo nunca lo conseguí. Me daban igual estas pequeñas derrotas. Yo no cambiaba mis campamentos por nada del mundo…

 

9. Y UNA PEQUEÑA CONFESIÓN PARA ACABAR

Porque, hacedme caso, disfrutad de cada minuto del campamento. Nunca más volverá. Cada campamento es único e irrepetible. Os haré una pequeña confesión: cada mes de julio sigo echándolos de menos. Es una melancolía feliz, sin traumas, pero lo echo de menos. Mucho. Como educador, a tu equipo de educadores, tus amigos de aventura; pero, como niño, a todo. Porque, cuando eres niño todo es increíble, mágico. Es cierto que lo magnificas todo, pero es porque todo es magnífico. No te importan las incomodidades (¿Sabéis lo que es te que cagar en letrinas, de pie, sin taza?), dormir de cualquier manera (Teníamos tiendas con dos puertas o, incluso, militares donde cabíamos 50 personas), el friki del grupo (que, igual, luego, podía acabar siendo tu mejor amigo), que te emparejen con quien no quieres (¿Aun elegís pareja para el baile de la última noche?), las lentejas (¿Por qué? ¿POR QUÉ???), pelar patatas (salvo que estuviera permitido lanzarlas con fuerza al barreño y salpicar), las sofocantes marchas (eso, en Pirineos, espero que no os pase), los insectos (vaya, se me ha quedado en el tintero hablaros de esa especie llamada “cortapichas”), el Festival de la Canción (¿Por qué? ¿POR QUÉ???), el plato abollado, esperar para fregar, las moscas, los botijos, llevar gorra y cantimplora, las cacas de oveja, los castigos de recoger piedras, el tándem fideos-hervido para cenar, la pintura de dedos… Daba igual, cuando llegabas a casa, las historias que contabas eran tan, tan, tan im-pre-sio-nan-tes, que todo lo demás no existía.

Disfrutad de cada instante del campamento. Y nunca lo olvidéis. Y convertiros más tarde en educadores. No os arrepentiréis.

A mí me cambió la vida. Feliz vuelta a casa.

 

NOTA: Último capítulo de la serie de artículos publicados en el periódico ficticio que se está publicando cada mañana, ahora mismo, en el campamento del Movimiento Juvenil de la parroquia de La Asunción de Torrent. Son nueve artículos apresurados, escritos para adolescentes, pero muy sinceros. Son consecuencia de muchos años de campamento y  muchas ganas de contar batallitas.

A %d blogueros les gusta esto: